Expresiones —algunas, neologismos— como “usabilidad”, “accesibilidad”, “estándares web” y “optimización para motores de búsqueda” han cobrado especial protagonismo en los últimos años. Sin embargo, muchos cibernautas frecuentes todavía no han terminado de asimilarlas en su experiencia cotidiana en Internet.

En primer lugar, será útil reconocer cuál es la definición de “estándares web”:

Los estándares web (web standards) son las pautas que recomienda y formula el Consorcio World Wide Web (W3C) para la creación de sitios web, tales como el uso y especificación de los lenguajes de marcado HTML, CSS y XML.

¿Qué es el W3C?

El W3C es la comunidad internacional encargada de desarrollar las principales tecnologías que forman las bases de la World Wide Web. Este consorcio está dirigido por Tim Berners-Lee, el creador original del URL (Localizador Uniforme de Recursos), el HTTP (Protocolo de Transferencia de Hipertexto) y el HTML (Lenguaje de Marcado de Hipertexto).

Su misión, según sus propias palabras, es “Elevar a la World Wide Web a su máximo potencial, con el desarrollo de protocolos y directrices que aseguren el crecimiento a largo plazo de la Internet.”

¿Qué son los lenguajes de marcado (markup languages)?

Estos lenguajes son las herramientas con las que se construye una página como esta; sirven para crear el código que luego es interpretado y mostrado por el navegador, con todos sus elementos y su correspondiente distribución:

  • El contenido, que es el texto ordenado lógicamente,
  • El componente visual global (el diseño), y los formatos aplicados al texto (fuentes, tamaños, colores),
  • La parte que “interpreta” la interacción del usuario (por ejemplo, los enlaces, el procesamiento de datos ingresados en un formulario, etc.)

Y ahora que sabemos qué son esas pautas, por quiénes y para qué fueron fundadas, vamos a ver por qué conviene ponerlas en práctica.

El principal objetivo de la creación de los estándares web, es la “accesibilidad”. Esto es, que los contenidos de Internet sean accesibles para todos, desde cualquier lugar. Es poner al alcance de todo el mundo las herramientas y la información contenida en la World Wide Web, sin importar cuáles sean las limitaciones tecnológicas, culturales o incluso físicas de los usuarios.

Sin embargo, los beneficios de implementar esas pautas no se detienen en el objetivo —más que meritorio en sí mismo—, sino que traen aparejadas muchas otras ventajas por las cuales los desarrolladores están inclinándose cada vez más hacia su puesta en práctica. Algunas de ellas son:

  • Los sitios que cumplen estándares son reconocidos por todos los navegadores del mercado (dejando atrás el grave error de que un sitio se visualizara correctamente en Internet Explorer, pero no en otros);
  • El contenido de los sitios es accesible aun para personas con discapacidades;
  • Se puede visualizar correctamente un sitio a través de otros dispositivos (además de las computadoras), como teléfonos celulares, ordenadores portátiles, consolas de video-juegos, sistemas de televisión interactiva, etc.;
  • Se mejora significativamente el posicionamiento en los motores de búsqueda, ya que estos dan prioridad a los sitios que respetan los estándares;
  • Se reduce notablemente el tiempo de carga de la página, dado que se eliminan todas las porciones de código innecesarias;
  • El desarrollo y el mantenimiento del sitio se simplifica, ya que el aspecto visual está separado del contenido, gracias a la inclusión de hojas de estilo (CSS).

Para quienes se encargan de crear los sitios, el uso de estándares no sólo facilita la edición de los componentes del diseño, sino que contribuye a mejorar la organización y la comprensión de la estructura jerárquica del documento (se identifican y ordenan claramente los encabezados, los párrafos, los bloques de texto secundario, las listas de ítems y de descripciones, etc.).

Para los usuarios, aunque no reconozcan a simple vista las diferencias en lo que a diseño respecta, la navegación se torna más ágil, más cómoda e incluso más intuitiva.

Hemos citado las principales ventajas. Y lo que básicamente queremos resaltar es que las tendencias de Internet hoy no se equivocan: son cada vez más los sitios que abordan el barco de los estándares web. Es nuestra esperanza, como la de muchos, que la tendencia continúe creciendo sostenidamente, y así seguir contribuyendo cada día más en la misión propuesta por el W3C: construir “una web para todos, desde cualquier lugar.”

En entradas posteriores seguiremos ampliando sobre el tema, y explicando con mayor detalle las características que hemos expuesto en la presente.

Enlaces de interés:

En inglés:

En español:

Caribdis.Net
Últimas entradas de Caribdis.Net (ver todo)