Para tener en cuenta a la hora de elegir un servicio de Hosting

0 comentarios

Por: Caribdis.Net

Publicada: 10 de septiembre de 2007

Etiquetas: Web Hosting

Ya planificamos el sitio de nuestra “pyme” y organizamos todos sus aspectos visuales. Ahora necesitamos un espacio donde alojarlo.

Muchas veces el desconocimiento es el principal factor que origina las malas experiencias en esta cuestión. Para evitar esos inconvenientes que con frecuencia resultan una verdadera frustración, desde aquí armamos una guía básica para la elección de un servicio de Hosting que pueda responder adecuadamente a los requerimientos de nuestro proyecto.

En primer lugar, y así como lo hicimos con el sitio desde la fase preliminar, es muy importante evaluar las necesidades, pues nunca van a ser las mismas las de un sitio con dos o tres páginas y pocas imágenes (un sitio meramente informativo sobre los productos y servicios de una empresa), que las de un sitio con una docena de secciones, cientos de fotos, vídeos, catálogos en línea, foros, etc.

Básicamente, la elección de un plan de alojamiento web se debe encarar de acuerdo a la cantidad de información que va a contener el sitio. Esto es, el peso total de los archivos que lo componen (páginas, archivos de imagen, animaciones, etcétera). Sin embargo, no está de más hacer una estimación aproximada de la cantidad de visitantes que tendrá el sitio, y de cómo irá creciendo en términos de “peso”, en caso de que haya que ir agregando información con el transcurso de cierto tiempo.

Los principales detalles para tener en cuenta a la hora de elegir un determinado plan son:

  • Espacio en disco: Es la capacidad (medida en megabytes o gigabytes) para almacenar los datos contenidos en el sitio, ya sean textos, imágenes, archivos de audio, etc.
  • Transferencia mensual: Es la cantidad de MB/GB que se pueden transferir por mes desde el servidor, incluido el tráfico de emails. Para determinar la cantidad de datos se multiplica el espacio en disco que requiere cada página (con sus archivos asociados) por la cantidad de visitantes que accedan a ellas. Por ejemplo, si en promedio entran 4 personas por día en el sitio, y visitan un total de páginas que suman 2 MB, la transferencia diaria que se consume son 2 MB x 4, que son 8 megabytes diarios, lo cual da como resultado 240 MB mensuales.
  • Tecnologías (CGI, ASP, PHP): Son las que hacen posible el funcionamiento de scripts o programas para añadir interactividad a un sitio. Por ejemplo, formularios de contacto, encuestas, carros de compras, búsquedas dentro del sitio, weblogs, actualización constante de información, etc.
  • Bases de Datos: Son necesarias para almacenar, por ejemplo, los datos generados en formularios de contacto, los catálogos de productos, las publicaciones y comentarios en weblogs, etc.
  • Cuentas de correo electrónico: Por lo general, todos los servicios básicos de alojamiento incluyen al menos una cuenta de email, accesible tanto desde el protocolo POP3 (a través de programas como Outlook o Outlook Express), como desde la Web. También es conveniente que el servicio cuente con antivirus y antispam, listas de correo, redireccionamientos, y opción para crear respuestas automáticas.
  • Servicios adicionales: Aquí podemos mencionar los “paquetes” de programas/scripts autoinstalables, que hacen posible la inclusión de contenido interactivo en el sitio, sin necesidad de poseer conocimientos de programación. Ejemplos de estos programas/scripts son: libros de visitas, chat, gestores de contenido dinámico (CMS), foros de discusión, blogs, etc.
  • Prestaciones garantizadas: Alto porcentaje de Uptime (tiempo en que el sitio se encuentra accesible) y soporte técnico 24/7.

Tan imprescindible como evaluar las prestaciones incluidas dentro de un plan es considerar la trayectoria y la confiabilidad de la empresa que los ofrece.

Para quienes no tienen experiencia en el tema y de pronto se encuentran a la deriva ante la variadísima oferta (basta con buscar “hosting” en Google Argentina), esta etapa puede significar un desafío infranqueable. Y aquí entran en juego dos factores muy importantes: las recomendaciones de algún conocido, y el contacto directo con la empresa.

En primer lugar, hablar con personas de confianza que ya tengan contratado un servicio desde hace un tiempo considerable para pedirles referencias.

En segundo lugar, hablar con el departamento de ventas de la empresa, para despejar todas las dudas que surjan antes de la adquisición del servicio. Solamente una empresa que se preocupa por responder rápida y claramente todas las consultas de un potencial cliente podrá ser considerada confiable y seria.

Así como planificar y dar forma a un sitio web lleva su tiempo y esfuerzo, escoger un servicio de hosting requiere especial cuidado y una adecuada evaluación de las necesidades a corto y largo plazo de nuestro proyecto.

Últimas entradas de Caribdis.Net (ver todo)

Se responden dudas o consultas de los lectores acerca del contenido de esta publicación únicamente en su respectiva sección de comentarios. Así que asegúrate de suscribirte a las respuestas para recibirlas en tu casilla de correo electrónico (podrás cancelar la suscripción cuando lo desees). Con la suscripción al blog, recibirás en tu correo únicamente las nuevas entradas que se publiquen.

Ten en cuenta que muchas de las preguntas ya fueron respondidas en distintas entradas; recuerda que puedes usar el buscador de la barra lateral, y Ctrl+F para buscar texto dentro de una página.

Esta u otras entradas pueden contener enlaces de afiliado. Esto significa que si usas un enlace para adquirir algún producto recomendado, recibiremos una comisión de afiliados, la cual no te generará ningún costo adicional.

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It en Pinterest

Compartir esto

Compartir es agradecer

Si esta publicación te resultó útil, puedes compartirla y ayudar a otros. ¡Gracias!